Página anterior


Los neumáticos asumen una gran importancia en todos los deportes mecánicos. Ellos representan el elemento de contacto entre el asfalto y el piloto, juntamente con la estructura del kart.

En función del coeficiente de fricción entre el neumático y el piso y de la elasticidad del tren trasero, se determinan varias formas en que el kart descarga en el piso la potencia, es decir, asume un comportamiento mas o menos "libre" , que el piloto percibe en la espalda.  Asimismo como en las fases de frenadas y de entradas en curvas, los neumáticos delanteros asumen un papel fundamental y transfieren a las manos del piloto las asperezas del asfalto y el comportamiento deslizante del vehículo.

Veamos como se recambian los neumáticos, la correcta presión de aire y algunas observaciones útiles.  Para poder efectuar con comodidad y correctamente las operaciones de montaje de los neumáticos, es necesario tener un equipamiento de bajo costo: una máquina de desmontar neumáticos, un frasco de jabón, un soporte para balanceo, un desmonta válvulas, una faja metálica o una cinta y un manómetro. Además, aire comprimido a disposición.


Las llantas influyen en la puesta a punto del Kart por razones técnicas y geométricas. El material de las llantas es importante. El magnesio es más poroso que el aluminio y posee una mayor capacidad de tolerancia al calor, la temperatura alcanzada por la goma queda más constante con el pasar de las vueltas, y esto es preciso tenerlo en cuenta al momento de inflarlas.  Con una llanta de aluminio es preciso preveer el aumento de temperatura y el consecuente crecimiento de la presión interna durante la carrera. Debajo de 0,8 BAR se aconseja la utilización de tornillos en las llantas.


Antes de desarmar el neumático, usted puede remover el obús utilizado para inflarlas (éste se encuentra en el interior de la válvula) con un desmonta obús, un pequeño y útil equipamiento, el cual tiene en la punta un enganche que permite desenroscarlo de la válvula.  También es posible desinflarlas simplemente apretando el obús, considerando la cantidad de aire más o menos contenido.

En algunas llantas, particularmente en las de magnesio, existen 3 tornillos fijos próximos al borde exteno, en posición radial de 120º, que impiden el destalonamiento.  Estos tornillos son casi indispensables en casos de velocidades elevadas en curva y baja presión de aire, sin ellos puede ocurrir que se deforme la parte lateral del neumático con riesgo de separarse el talón de la llanta.

Es necesario destornillar casi completamente, para no lastimar el interior del canal del neumático, y no poner obstáculos para que se despegue la llanta.  Se apoya la llanta con el borde externo para arriba sobre la base de la màquina de desarmar. Con un simple juego de palancas, posiciónese, apretando sobre el lado cerca del borde de la llanta y empuje con una palanca principal hasta despegar la parte de atrás del neumático del borde. Repita la operación en varios puntos después de haber girado la cubierta para el lado interno, prestando atención para no aplastarla.

Se comprime la banda de rodaje para la parte externa, procurando girar al revés la parte de atrás del neumático para el lado interno hasta la mitad de la circunferencia (fig.01), con una mano, asegurar la llanta y doblar el neumático en la parte superior. Con la otra mano empujar la llanta hacia adentro del neumático (fig.02). Recién después gire el neumático y empuje la llanta hacia afuera (fig.03) usando, si es necesario, jabón sobre el talón.

En las operaciones de armado sucede lo contrario al desarmado. Para sacar el neumático, es util enjabonar ligeramente los talones con un pincel pasado en jabón húmedo. No es recomendable usar otros productos como lubricantes o grasa.  Antes de iniciar el armado, es necesario observar el lado de la rotacion del neumatico para colocar la llanta por la parte correcta.

Posicionar el neumatico en sentido de rotacion correcto, la parte superior se coloca en la parte interna de la llanta, apretando, haciendo girar y dejando parado el neumático (fig.04)

Llegando a este punto, falta colocar el lado interno del neumático. Doblar la parte interna del neumático, forzando hacia adentro (fig.05). Coloque la llanta con la parte interna para arriba, asegure la llanta y el neumatico con una mano y con la otra fuerce el neumatico hacia adentro. (fig.06) Colocar el neumatico armado en posicion de marcha y llenar a una presion mayor que la utilizada en pista, 3 o 4 BAR como maximo. Para permitir un inflado rapido, es util retirar el obús, si no fue hecho antes. Para facilitar el entalonamiento de la cubierta en la llanta, se recomienda envolver con una faja metalica o un cinto bien ajustado sobre la parte central de la banda de rodamiento. Esta es una fase muy delicada por el riesgo de explosión de la llanta.

Algunas firmas preparan embalajes de seguridad en los cuales se coloca el neumatico en la fase de inflado por alta presion, ellos son capaces de contener fragmentos de una posible e indeseable explosión. En cualquier situación, es indispensable protegerse con lentes de plástico de tipo de seguridad y mantener el rostro lo más separado posible del neumático. Cuando es retirado el tubo de aire comprimido es necesario apretar el obús rápidamente. Retornar el neumático a la presión prevista conforme al tipo de goma y las condiciones de la pista.


Para completar la operación de sustitución de los neumáticos, es preciso proceder al balanceo del conjunto: llanta y neumatico.  Hay dos tipos de balanceo; uno de tipo estático que se realiza sobre un caballete y otro de tipo dinámico, que se efectúa a través de una máquina balanceadora.

El balanceo estático asegura que confrontando con la maquina balanceadora de rotación (en caso de la llanta) , la suma de las fuerzas sea 0, mas no garantiza que la distribucion de la masa sea uniforme. Las llantas delanteras pueden ser balanceadas en el kart, en cuanto que las traseras necesitan un soporte.

El balanceo estara completo cuando despues de varias rotaciones, la llanta quede parada siempre en puntos diferentes, esto significa que el peso es equilibrado. Otro control consiste en dejar la rueda libre para rodar en cuatro posiciones diferentes, cada una a 90º de la otra, observando que no se mueva en ninguno de los casos. En ese momento es posible fijar definitivamente el plomo.

Este proceso es muy importante, pues influye en la estabilidad, direccion y consumo de los neumáticos del kart.